PARA VICTOR SALÁN

(pensando en su pequeña Paulina)
                          2005
Tu rostro se perfila lentamente
con la luz de atardecer,
Tu mirada triste se pierde
entre el ir y venir de la gente.
Nada a tu alrededor importa ahora,
piensas en ella como nunca antes.
El silencio que te ahoga
se vuelve eterno y lleno de ira,
de rabia contenida contra
lo que juzgas injusto.
Se te va de las manos,
se escapa de ti como en un juego.
Solo que ahora no encuentras
la forma de retenerla.
¡Y quieres gritarle a la vida por su vida!
y quieres pedirle que se quede a tu lado…
Y ella te mira
con sus ojos profundos y nuevos,
sonríe y suelta lentamente tus manos,
mientras tus ojos se llenan de lagrimas
y tu ser aprende de un solo golpe
lo que es el dolor.
A.P.G.L.
 
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s