EL COLOR

 
¿De qué color me siento hoy? me miro y me veo de color malva, es uno de esos días en los que todo es suave, sin grandes alteraciones…
Sólo los pensamientos y sentimientos alteran el discurrir de los minutos de este día.
Cuando era pequeña jugaba con mis hermanas a adivinar de qué color son las personas desde los naranjas a los blancos, los rojos, los colores suaves y los fuertes los colores puros, los mezclados.
Siempre me gusto ese juego de adivinación, lo peor de hacerse mayor es dejar de jugar…
Te propongo jugar  a ese juego en una larga tarde verano mientras discurren lentas las horas, sin prisa, sólo con complicidad y risas…
Escrito por tiempo de Cerezas


Este mensaje me lo he robado de un Blog, es simple, sencillo, tierno, nostálgico y bello, seguro que fue escrito tal como era sentido, sin quitarle ni agregarle, quizás por eso es que me ha gustado tanto.
La sola idea de darle color a las personas me da una gama enorme de ideas, espacios, cualidades, matices y emociones. 
Me imagino niña, mirando con descaro y sin recato alguno a todo aquel que pasa frente a mí, buscando la tonalidad que le defina.
Que libertad tenemos cuando somos unos crios, si ahora hiciera esto es probable que tuviera uno que otro reclamo o de menos me calificarían de loca, sin embargo la tentación de hacerlo es grande, voy a intentarlo alguna tarde, quizás mientras disfruto de un frappe en el centro comercial, es una buena forma de pasar el rato.
  –Mi madre ha pintado mi vida de todos los tonos, desde el blanco amoroso, hasta el negro más oscuro, supongo que eso ultimo sucedió en la adolescencia cuando estamos menos abiertos a ver tonalidades. La he conocido desde el tierno tono pastel hasta el encendido rojo de la ira y esto no se lo recomiendo a nadie, a pesar del cambiante carácter mi madre es y será siempre un arco iris, pero si debo darle un color especifico creo que elijo el violeta…
  -Mi padre en cambio es menos oscilante, ha mantenido siempre la misma línea de color, quizá va del suave al oscuro pero siempre en el mismo tono, creo que es marrón, serio, constante, pocas veces huye al naranja o amarillo, esas ocasiones han sido contadas en nuestras vidas, quizás por eso su color marrón no varia. 
  -Mi maestra Juanita era de color amarillo, si, amarillo con bordes naranjas… ella era alegre, joven, aventurada, segura, creo que así es el amarillo.
  -El  chico aquel que me gustaba… creo que él pudo ser de un verde-azul.
Me gusta este juego, es divertido, como experiencia y como opción de viajar al pasado o ver el presente con tonalidades mas alegres, porque eso de mantener una rutina dos tonos si que acorta posibilidades.
 

 
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s