TABOGA, UNA PLAYA QUE NACE CADA DIA

 
Es una Isla situada a una hora de Panamá. Según me entero, fue descubierta por Vasco Núñez de Balboa en el año de 1513. Tiene una extensión de 257.5 hectáreas y 1,811 habitantes.
 
Ayer hemos pasado el día en esta isla y para ser mi primera experiencia en las playas de este país puedo decir que no estuvo nada mal.
A este pequeño lugar se le conoce también como "Isla de las Flores" porque tiene un bello colorido de Bugambilias y otras flores además de una vegetación abundante.
Salimos de Panamá a eso de las 10:30 de la mañana, la embarcación donde viajamos era de doble piso, nosotros pasamos directo a la parte superior pues no queríamos perdernos de nada.
El trayecto ofrece una vista hermosa de la ciudad, del canal, del mar y desde luego de la Isla de Taboga.
Vimos a una considerable distancia no menos de 15 grandes barcos de carga listos para entrar al canal, muchas embarcaciones pequeñas y algunos yates, una delicia de recorrido.
Al llegar a la isla nos dimos cuenta que la playa no es grande y es la unión de la isla mayor de Taboga con otra más pequeña.
La arena es de un tono ámbar y no muy fina, el agua es templada y de lo más tranquila, parece una gran piscina, no hay que cuidarse de ser derribado por alguna ola que como sucede en muchas playas donde siempre nos toman desprevenidos y terminamos escupiendo agua salada con sabor a caldo de cristiano.
Al llegar hay que rentar una sombrilla y unos petates, un hombre cava un pequeño pozo en la arena y ahí ensarta la sombrilla, eso algo normal en cualquier playa, solo que aquí en Taboga los lugares no son fijos sino movibles… ¿? Si, el lugar que has elegido al llegar será cambiado tantas veces lo desees a menos que prefieras que el agua te cubra por completo.
La marea va subiendo conforme pasan las horas, las islas se van separando y la playa va desapareciendo.
En la playa a no más de unos 10 o 15 metros se podían ver lanchas, yates y no faltaron los entusiasmados de las motos acuáticas que llegaron como pandilla. Creo que muchos saben de la calidez y belleza bastante típica de este lugar.
La estancia fue muy agradable, no había demasiada gente y eso hizo de la experiencia algo para disfrutar a detalle. Logramos lo que queríamos, descansamos, nos divertimos y nos tostamos un poquito.
A las 5:00 PM estábamos en el muelle esperando el regreso, ya no había playa, había desaparecido bajo el agua, quizás solo se estaba preparando para nacer al arribo de otro nuevo día.
 
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s