UNA FOTOGRAFÍA LLENA DE RECUERDOS(cuento corto)

Hacía tiempo que no ordenaba sus papeles, esos que uno va guardando en el paso de los años y que al verlos o leerlos nuevamente nos llevan al pasado, algunas veces de forma melancólica, otras como ahora reviviendo emociones.
Encontró esa fotografía del grupo, ahí estaban todos vestidos y peinados a la moda de entonces -que ridículos nos veíamos pensó –  Recorrió lentamente cada uno de esos rostros sonrientes, Luís con su aire de hombre de mundo, Yolanda con el cabello crespo y la mirada picara, Roy y Elena muy juntitos, Esteban, María y Víctor un poco abajo de los primeros y casi sentados en el piso estaban Carlos, Cecilia, ella y Miguel.
Miguel era casi un niño, al menos su rostro tenia un aire infantil, unos ojos grandes y alegres… así era él.
Fue durante un curso de verano que se animó a entrar al taller de literatura, lo necesitaba para acreditar sus últimas materias de la carrera. Por aquel entonces estaba por cumplir 25 años, a excepción de Luís y Yolanda que casi cumplían los 27, el resto del grupo estaba entre los 18 y 20 años, ellos tres eran los mayores y de alguna forma pasaron a ser también los líderes del grupo.
Recordó que la fotografía fue tomada solo a unos días de iniciado el curso(que no duraría mas de dos meses) en una fiesta en casa de uno de los maestros, para ese entonces ya se conocían lo suficiente y habían formado un equipo muy unido y divertido.
Seguía mirando esa fotografía ¿qué sería de cada uno de ellos? ¿Que sería de Miguel? ¿La recordaría como ahora lo recordaba a él? Pasó lentamente uno de sus dedos sobre aquel papel, sobre los labios sonrientes de él, volvió tiempo atrás a aquella fiesta y a su encuentro con un amor no planeado.
Esa noche de la fiesta donde no falto nadie, había también compañeros de otros cursos, las parejitas se habían formado ya, los demás se divertían entre todos, hasta que Miguel le pidió que bailara con él, luego de un rato de estar bailando y de mucho calor decidieron salir al pasillo a tomar un poco de aire, todos entraban y salían así que no hubo comentarios ni preguntas.
Miguel se recargo en la pared y ella estaba quedo frente a él, de pronto se puso serio y le dijo: me gustas… ella no le respondió, le pido que entraran de nuevo a la fiesta y se dio la vuelta, él la detuvo y sin previo aviso la beso, todo fue tan rápido que no le dio tiempo a reaccionar, cuando tuvo conciencia de lo que estaba haciendo ya habían pasado algunos minutos, un beso largo, cálido y diferente a cualquier otro beso, cerro nuevamente los ojos, se dejo llevar y correspondió de la misma forma apasionada, no supo cuanto tiempo paso pero cuando vio su reloj se dio cuenta que era tarde y debía marcharse, Miguel le dio un último beso y ella se alejo aún algo aturdida y con las emociones mezcladas, él tenia solo 18 años pero como besaba…
Camino hacia su automóvil, se quedó unos minutos ahí sentada, se paso las manos por el rostro y se dio cuenta que olían a él, en su ropa tenía su aroma y en sus labios el dulce sabor de sus besos.
Fueron dos meses los que estuvieron juntos, dos meses que la llenaron de emociones y sueños. Un breve romance de verano que le dio alegría y ahora después de tanto tiempo sentía vivo ese recuerdo de hace algunos años.
Todo eso vino a su mente con aquella fotografía…
Cuando el curso terminó se despidieron con tristeza y algunas lágrimas. Miguel volvió a su ciudad a continuar con su vida.
Ella guardó aquella fotografía y con cierta nostalgia… volvió al presente.
 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s