OLOR A NOSTALGIA Y ALMENDRAS FRESCAS…

 

En mi niñez y por algunos años vivimos en una casa de madera en la ciudad de Tampico, por el frente la casa quedaba a la sombra de un árbol conocido como piocha y en la parte posterior había un enorme almendro…

Quizás les haya sucedido que al oler un determinado aroma se sientan transportados en el tiempo; pues algo así me ha sucedido, fue mientras lavaba mi cabello, la fragancia del shampoo me recordaba algo pero no atinaba a que, solo sentía una y otra vez ese flash back en mi vida, sabia que me transportaba a mi infancia, a cuando vivíamos en aquella casita de madera, a las travesuras, los momentos compartidos con mis hermanos, a la belleza y juventud de mi madre y a las sorprendentes cualidades culinarias de mi padre, pero no podía descubrir de donde provenía ese olor.

Hace unos días al fin encontré el origen de ese delicioso aroma y de los muchos recuerdos de esa etapa de mi vida. El shampoo que uso huele a nostalgia y almendras frescas, aunque el frasco dice aroma de frutas.

Cuando vivíamos en aquella casita de madera  había una temporada del año en que el patio trasero estaba tapizado de almendras, algunas veces las comíamos recién caídas del árbol, muchas ocasiones se quedaban al sol hasta secarse.

Un día descubrimos que su semilla tenía un uso distinto al que habíamos conocido hasta entonces. Mi padre nos pidió que juntáramos todos los frutos secos que había en el patio y sobre el techo de la casa, luego nos puso a golpear una a una las almendras y a extraer la semilla, supongo que debimos haber reunido muchas, aunque algunas las comimos antes de saber para que las quisiera usar mi papá. Cuando terminamos la tarea encomendada vimos como papá se metió a la cocina y empezó a hacer un platillo delicioso… ese día nos hizo pollo en mole, pero no era un mole cualquiera, era y es, el mole mas rico que he comido en toda mi vida… Él mismo coció, doro, molió y mezcló todos los ingredientes. Es uno de los recuerdos que mejor conservo en mi memoria y que increíblemente mis hermanos tampoco han olvidado.

La casita ya no existe y el almendro tampoco, pero el recuerdo quedo vivo y muy presente.

Que delicia que un aroma nos pueda llevar por unos segundos al pasado, refrescándonos la memoria y el corazón.

 

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to OLOR A NOSTALGIA Y ALMENDRAS FRESCAS…

  1. Maria says:

    De esa casita recuerdo la primera vez que conoci un cangrejo grande y azul….El mas grande que habia visto en mi vida!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s